domingo, abril 20, 2008

bambi & bolsita

desde que se inventó la electricidad, ya nadie se acuerda de los bambis voladores.
antiguamente, ellos eran los encargados de subirse a lo alto de los árboles para traer bolsitas de luz de sol con las que rellenar velas, conversaciones de medianoche e insomnios de artistas.
estoy segura de que no muy lejos de donde vive karina, todavía queda alguno.

10 comentarios:

al dijo...

Si Bambi vuela, ¿Dumbo revuela?

ariadna dijo...

al, no sé porqué tanto revuelo por un elefante que vuela si Bambi también puede hacerlo, y encima sin alas... ;)

claudia paredes dijo...

Bambi vuela. Lo sé. Lo he visto. (antes que digas nada, no era vino, ni vodka, era mi imaginación. ;)

jlx dijo...

Una pequeña historia. Recuerdo cuando fui pequeño que en mi colegio, el cual tenia un patio enorme, a nada que apareciese un dia con algo de viento se producian unos remolinos inmensos (O al menos me lo parecian a mi, recordemos que era chiquito) compuestos de aire, en la mayor parte, hojas y bolsas de plastico. Estas procedian de los finados almuerzos de mis compañeros.
Siempre me fije que las que mas volaban, las que mas alto llegaban eran las bolsas.
Ahora, años despues, descubro que volaban tan alto porque despues de liberarse del bocata de turno, su principal mision era llenarse de luz para, por ejemplo, las noches de luna llena.

Gracias Ari otra vez, has llenado otro agujerito de mi pais despistado.

Un abrazo de Teseo, y un beso de Dionisio.

color lili dijo...

bibam bambi balancea en el arbol, bien pero bibam dice dumbo, dime donde biben boton y cornejo, sigò balanceando y se lo llevo el viento…

ariadna dijo...

claudia, ¡tranquila! mi cámara y yo también lo hemos visto :) (qué bueno que existan cámaras que puedan fotografiar lo que imaginamos, ¿verdad?)

jlx, los patios del colegio se recuerdan tan grandes... besos de hilo ;)

colorlili, bebop balula she's my bambi :D

nenita dijo...

Eres increíble... me encanta tu blog, entrar aquí es un soplo de aire fresco!

Besitos de fresa

Nata dijo...

¡Pobres, Bambis...! ¡Qué triste verlos pegaditos al techo de las oficinas del paro compartiendo charla con los serenos, los molineros, los herreros...! ¡Cómo cambian los tiempos!

eme dijo...

ya sabía yo que les gustaban las alturas..

pero de que volaran.. nada!

Karina (Bambi) dijo...

Es un verdadero orgullo ser un bambi volador.