domingo, julio 15, 2007

tipologías humanas

En el mundo hay dos tipos de personas:
los que salen resplandecientes de la peluquería, felices al verse tan bellamente distintos en el espejo,
y los que salen deprimidos al comprobar que, pese al corte de pelo, siguen sin reconocerse.

25 comentarios:

al dijo...

Hay un tercer tipo: los calvos.

ariadna dijo...

ah cierto. pero creo que no van a la peluquería ;)

Lolita Blahnik dijo...

Yo soy de los primeros :) felizmente

Nata dijo...

Me apunto al grupo 2, aunque muchas mañanas desearía pertenecer al 3 (y ser cantante). :)

color lili dijo...

una vez me apunte al grupo "3" : no sabia donde ir a esconderme. Pero en general el grupo "1".

Anónimo dijo...

Yo soy de la teoria, que todo es una conspiración de los espejos y que no se sabe muy bien porque razón, uno se encuentra de manera natural, en buenas relaciones con ellos o por el contrario es visto como un elemento hostil y su manera de expresar tal antipatia, es distorsionarte el alma para que tu no te reconozcas y los demas te confundan...(Amaroq)

Karina dijo...

A mí siempre me gustó estar despeinada.

ariadna dijo...

¿será por eso que te dedicas a peinar y cortar pelos estupendos???

ada dijo...

Yo también soy de los primeros.
Parece que cuando te cortas el pelo, también cortas con una etapa y siempre sales a comerte el mundo...
Lástima que esa sensación dura solo hasta el momento en que te das cuenta que nadie de tu alrededor ha notado tu cambio :(

ariadna dijo...

ajá!!! ada acaba de demostrarnos que hay un tercer tipo (aparte de los calvos, al) híbrido: breve fase del tipo 1 seguida de la fase 2... yo creo que también soy de éstas!

ariadna dijo...

nata, espero que lo de ser cantante se cumpla antes que lo de pertenecer al grupo 3 ;)

al dijo...

vhbAmaroq, me parece que tienes razón.

Y Ari, tú también: hay más de tres tipologías, aunque a algunas no vale la pena contarlas. ;-)

al dijo...

Perdón, Amaroq: tuve que volver a escribir la palabra verificable y, sin darme cuenta, empecé a hacerlo delante de tu nombre.

Gálago dijo...

Las barbies a las que me dedicaba a cortar el pelo nada más llegar a mis manos, dejando entrever así sus magníficos agujeritos craneales, me dicen que las apuntes en el primer grupo.

(Resulta que también son fans de Ionesco, Nata)

color lili dijo...

pues hay dos grupo tres.

Anónimo dijo...

Rayos Al!!!, es mas perverso de lo que me imaginaba. Ese link que has adjuntado sobre el "Magic Mirror" roza la linea del Gran Hermano de Orwell... O.O Amos, entro yo en un probador, me empieza a hablar el espejo y un infarto que me da... (aparte de joderte el peinado si eres del tipo-1);) (Amaroq)

ariadna dijo...

mmm donde yo trabajo hay un espejo que te dice cómo van tus acciones en la bolsa mientras te afeitas. Claro que yo ni me afeito ni tengo acciones y no lo he visto funcionando... a mí sólo me enseña las ojeras con que llego a la oficina...

Eugenia Guevara dijo...

estamos quienes ya no vamos a la pelu....ja ja ja besos a Paula

Nata dijo...

¡Qué espejo tan maleducado, Ari! Le sacarás la lengua, al menos...

Sistermoon dijo...

Yo soy del 2º pero no pierdo la esperanza de ser del 1º algún día....y no me atrevo a ser del 3º aunque ganas no faltan (durante un tiempito,jejeje) Mi solución a todo esto?? ir siempre despeinada, es lo más cómodo...

Anónimo dijo...

yo soy del 2, pero estoy por el día después... el día después tu pelo es como es, no como querías que fuera! aquella noche entre la peluquería y el mundo real... medita, se recoloca y encuentra su lugar...

ladani dijo...

y, del segudo tipo, se puede decir, que es el problema de toda la vida
adhiero al movimiento

también reconocerse en algo sería estar estático
de nuevo, adhiero al movimiento
(a todos los movimientos!)

ariadna dijo...

viva el movimiento ladani! nada mejor que el pelo bailando

Monseñor Senovilla dijo...

Dios nos hizo a su imagen y semejanza. Ignorar este hecho es negar la divinidad que hay en nosotros. Por eso hace dos años que no piso una peluquería.

Por cierto, bonito peinado.

ariadna dijo...

ahora entiendo lo de su barba, monseñor senovilla... un honor que se haya dignado visitarnos, bienvenido al clubazul