martes, mayo 26, 2009

ama, amapola, amarilla, mama



la terraza de mi madre es única. estoy segura de que nadie más en Barcelona tiene amapolas amarillas. y lo sé porque pocas personas, aparte de mi madre, son capaces de volver de Sudáfrica (17 horas de vuelo...) con semillas y esquejes de plantitas africanas en su regazo. y sólo a ella en agradecimiento de sus cuidados le brillan las flores así: parecen pétalos de sol, ¿a que sí?

hoy, al llegar a su casa, he encontrado un pétalo amarillo y radiante saludándome en el suelo. sólo podía venir de su terraza, así que me he agachado para recogerlo justo cuando pasaba una señora:

(señora): "Nena, no se cogen cosas del suelo"
(yo): "Es que no es del suelo, es del cielo"

...o como mínimo del 5º piso, pero claro, eso la señora no podía saberlo.

20 comentarios:

zime dijo...

Que tierno, me has alegrado la mañana.
(^v^)

ariadna dijo...

¡y tú a mí, zime! gracias por tu visita. ¡besos y pétalos para ti! :)

al dijo...

Eso es cosa de Nakata, seguro. ;-)

MONICA dijo...

¡¡Qué bonito!!, preciosas las amapolas amarillas, no las habia visto nunca. besitos y buena semana

claudia paredes dijo...

No puedo creer estas bellezas!! Tu madre hizo todo bello en la vida ;)

ariadna dijo...

al, ¡cómo echo de menos a Nakata!... por cierto, he encontrado la piedra de entrada ;)

monica, ¿a que son increíbles? yo tampoco había visto nunca... si quieres te puedo mandar semillas :)

clau, mi madre es muy especial, todo lo que toca crece feliz :)

Margot y Marga dijo...

El dondiego de día que florece en mi ventana, me satisface más que toda la metafísica de los libros.
Walt Whitman.

ariadna dijo...

Margot y Marga, algún día os contaré porqué estoy convencida de que Walt Whitman es mi ángel de la guarda... ¡mil besos! :)

Miss Rosenthal dijo...

Es una historia genial!
Un besazo

Nata dijo...

Muy apropiado el viejo Walt... :)

¡Besos de ausencia impuesta!

ariadna dijo...

miss rosenthal, nata, ¡qué ilusión saber de vosotras! os echaba de menos :)

FÁTIMA dijo...

Ariadna, de verdad que son maravillosas. Me encantan las flores y plantas pero nunca había oído hablar de ellas.

Mi enhorabuena a tu mamá porque les ha tenido que dar mucho cariño para que crezcan.

Besotes.

Kar dijo...

¡¡Hermosas!!, sí, las flores son como regalitos de algún lugar extraño -no sé si del cielo-.

Disfruta las flores.

Abrazo desde México.

Marisa dijo...

Que bonito lo que contás, que lindo tener la capacidad de encontrar belleza en una flor,con gente así el mundo está salvado, seguro...Un abrazo enorme, y te sigo visitando.

bambi (karina yalú) dijo...

Imagino las sonrisas de las flores al ver tu hermosa carita

Martín dijo...

Que lindo¡¡¡

xavi dijo...

gallerets grocs!! alucinant! suposo que coneixes el joc que fan els nens de Vic amb els gallarets: poll, polla o pollastre? entranyable...

ariadna dijo...

Fátima, mi madre (y creo que todas las madres) no sabe vivir sin dar cariño... :)

Kar, ¡abrazos y besos para ti también!

Marisa, mientras haya flores el mundo está salvado :)

bambi, ¿no sería fantástico poder realmente ver las sonrisas de las flores? yo una vez le cosí ojos y boca a un girasol, y estaba de un feliz...

Martín, ¡gracias por tu visita, bienvenido al clubazul!

xavi, gallerets grocs!!! increïble oi? si vols llavors te'n porto... veure créixer les plantes és al·lucinant :) (i per cert, això de "poll, polla o pollastre" m'ho hauras d'explicar...)

emedemarta dijo...

qué amarillo más increíble y cuanto amor de madre! besos de amapola!! :)

ariadna dijo...

¡besos amarillos para ti, emedemarta! :)