domingo, marzo 12, 2006

hábitos nocturnos

acabo de descubrir que si uno barre de noche elimina uno de los principales incordios del barrido: el escurridizo último escobazo.
pocas cosas provocan tanta inseguridad. de día es imposible, siempre queda una mota de polvo que se escurre bajo el recogedor, dando lugar a situaciones incomodísimas del tipo esperar que nadie lo vea para levantar la alfombra y ¡zas! colarlo debajo como quien no quiere la cosa, o engrandecer la duna sahariana que poco a poco va formándose bajo el sofá o... hay mil combinaciones.
pero de noche no.
milagrosamente, el último barrido es perfecto, milimétrico, absoluto. como lo sería en un sueño.
tal vez por eso también soñamos de noche.

7 comentarios:

esme dijo...

me imagino el barrido perfecto....
que se come todo lo indeseable de una pasada rapida i fugaz... y nos deja con una sonrisa de limpieza y pulcritud inigualables.
Igual que como imagino el rastro imaginario de luz que dejan los autos en frente del nuestro en la autopista, e igual que el trazo de una bengala en el color negro de la noche.

ariadna dijo...

oh
oh
oh
en algún lugar debería existir el museo de dibujos efímeros, con todos los graffitis, los dibujos en la arena, en la noche con las bengalas, en los paquetes de tabaco, en los manteles de papel...

esme dijo...

si pero seria atacar contra su propia naturaleza intangible

al dijo...

En la Mina de las Imágenes de La historia interminable se guardan todos los sueños perdidos.

ariadna dijo...

ah, pues ya sabemos dónde hay que ir. gracias, al

TINA MAYORINA dijo...

pues una amiga tiene el remedio, en su super casa tiene instalados unos superaspiradores en zonas estratégicas en el suelo solo tienes que llevar la mierda hacia ese lado.. y luego ni motas ni na.. alucinante verdad?

lafotocosa dijo...

Sueña que está barriendo. En el sueño es de día. Sueña hasta la última mota de polvo.